Suscripción a newsletter

NOTICIAS

Suscribirme

Acepto la Politica de Privacidad

informacion@esme.es

DISEÑADORES Y MARCAS

Christian Lacroix
7 Ene 2017

Christian Lacroix

/
Posted By
/
Comments0
/

Lacroix, el original creador de la falda globo

Christian Lacroix ha sido y sigue siendo uno de los grandes. Ostentoso y original, repasamos su historia y sus mejores colaboraciones.

Christian Marie Marc Lacroix es un diseñador nacido en 1951 en Arlés, Francia. Comenzó estudiando historia del arte y museología en la Universidad de Montpellier y posteriormente acudió a la Sorbonne y a la École du Louvre, pero la vida le depararía otro cometido; y es que su llegada al mundo del diseño fue casual y estuvo unida a la aparición de dos figuras clave que le animarían a adentrarse en el arte de crear; por un lado Jean-Jacques Picart, y por otro, quien sería su esposa, Françoise, en 1973.

Desfile de Christian Lacroix, 1996

Desfile de Christian Lacroix, 1996

Se inició en 1978 en la casa Hèrmes, trabajó con Guy Paulin y posteriormente se convirtió en diseñador jefe de la casa de Jean Patou, casa en la que en 1986 introduce el afamado le pouf” o falda globo en una colección que le valdría su primer Dedal de Oro. Su exuberancia creativa hizo que en 1987 obtuviera el Award al creador extranjero más influyente que otorga la CFDA y a su vez que el presidente del grupo LVMH, Bernat Arnault, apoyara la creación de la casa Christian Lacroix. Un año más tarde le sería otorgado su segundo Dedal de Oro. Además de su labor como diseñador, ha obtenido una gran reputación como creador en el mundo del cine, la ópera y el teatro, ámbito en el que recibe premios como el Moliére al mejor creador de vestuario.

Le Pouf

Le Pouf

La expansión de su marca

Para el año 1989 la firma contaba con tiendas en París, Arlés, Ginebra, Londres y Japón. En el periodo comprendido entre 1994 y 2003 lanzaría la línea prêt-à-porter “Bazar”, una marca de vaqueros, una línea de artículos de hogar, una línea para niños y su primera línea de perfumes.

Muestra de su versatilidad y compromiso lo referencia el año 2004; el modisto que, dos años atrás, se había convertido también en el director creativo de la firma Emilio Pucci, compaginó esta labor con la creación de los nuevos uniformes de la compañía Air France, diseño de vestuario de la icónica cantante Madonna y el lanzamiento de la nueva línea de lencería y ropa de hombre de su firma. Un año después dejaría la dirección Pucci.

Otro de sus puntos de difusión estuvo relacionado por la unión con Avon Cosmetics para el lanzamiento de un nuevo perfume.

La ostentosidad de Lacroix y su final…

Revolucionó el mundo de la moda. Su atracción por el dibujo y la vestimenta de las pinturas del SXVII conforman un estilo único, un estilo que desprende un surrealismo barroco repleto de influencias históricas y populares; guiños al mundo gitano, la ópera, el teatro, la tauromaquia o el catolicismo… Una visión presuntuosa y desmesuradamente rica en cuanto a materiales, colores y formas en unos tiempos en los que primaba el “menos es más”.

Su “más es más” fue alabado por los medios especializados, pero su extravagante genialidad como diseñador no parecía ir con el espíritu del tiempo.

Las ventas no acompañaron a la casa que en 2005 sería vendida al grupo Falic, el cual en 2009 se declararía en suspensión de pagos. En esta fecha Lacroix se despediría de la Alta Costura y de la marca que lleva su nombre, con una colección que alejada de la suntuosidad de sus comienzos tuvo que costear él mismo.

Hemos podido seguir disfrutando de pequeños destellos de su esplendorosa personalidad gracias a sus colaboraciones con marcas como Desigual (2011), su regreso para la creación de una colección cápsula para la firma Schiaparelli (2013), y a su continuo compromiso creando majestuosos vestuarios para teatro, ballet y ópera.

Desfile Christian Lacroix, 2009

Desfile Christian Lacroix, 2009

El ballet de la Ópera de París en Le Source, con vestuario de Lacroix

El ballet de la Ópera de París en Le Source, con vestuario de Lacroix