Suscripción a newsletter

Recibirás últimos contenidos en moda, novedades de cursos y becas.

Suscribir

* Acepto política de privacidad.

informacion@esme.es

GLOSARIO DE MODA

17 Oct 2016

Alta costura

Definición de Alta Costura

El concepto de alta costura forma parte del mundo de la moda en su versión más sofisticada. El principio básico de la alta costura es la confección de vestidos al margen de los procesos de la industria textil. Esto significa que un vestido recibe esta calificación cuando se elabora de forma artesanal en todos los aspectos de su confección (diseño, acabados, elección de tejidos y costura).

Un concepto de origen francés

Los profesionales de la alta costura (término que proviene del francés haute couture) son los diseñadores de moda, quienes crean una prenda de vestir a partir del encargo de un cliente. El vestido encargado se realiza en un taller especializado y el cliente se debe someter a toda una serie de pruebas (medidas anatómicas, combinación de colores o preparación de bocetos a partir de sus características físicas).

El diseñador de alta costura debe atender a las peticiones de un cliente y valorar el tipo de evento en el cual se va a lucir una prenda de alta costura (una gala, una boda o un acto protocolario). Así, el resultado final tiene que combinar varios aspectos: el valor estético de la vestimenta, el estilo personal del cliente y el lugar donde va a lucirse la prenda.

El mundo de la alta costura

Las casas de moda especializadas en la alta costura se caracterizan por una especial atención a los tejidos de alta calidad y están orientadas a clientes con un alto poder adquisitivo, pues se trata de vestidos exclusivos. Por este motivo, este mundo está asociado al glamour, al lujo y a un sector de la población muy restringido.

Desde un punto de vista histórico este sector dio sus primeros pasos en Paris en el siglo XlX, pues esta ciudad es considerada la capital de la moda. Los primeros diseñadores consideraron que sus creaciones eran artísticas y empezaron a ponerles su propia firma. En este sentido, la creación de un vestido de alta costura ya no era realizado por una modista o una costurera sino que era un auténtico creador quien realizaba un vestido.

El proceso de creación

El primer paso es tomar las medidas al cliente y hacer un molde del vestido (normalmente se realizan tres mediciones al cliente y éstas se realizan sobre su propio cuerpo). Luego se realiza el corte de las telas y se utilizan los distintos tipos de puntos de costura (punto de ojal, escondido, picado, sobrehilado o punto flojo, entre otros). En ciertos casos se utiliza alguna técnica de bordado o de encaje. En la fase final de elaboración se realiza el corte del bajo del vestido y su adaptación definitiva al cliente.

Grandes marcas de Alta Costura

Comprende el sector más alto del lujo y de la moda no estandarizada, representada por actores fundamentalmente franceses como el grupo LVMH (Louis Vuitton Moët Henessy), Dior, Givenchy, Loewe, Fendi, Kenzo, Moët & Chandon, Dom Pérignon, Hennessy, Tag Heuer, Chaumet, Guerlein o Sephora, y su rival PRR-Gucci (Pinault Prontemps Redoute), al cual pertenecen marcas como Yves Sanint Laurent (la parte del negocio de prêt-à-porter), Balenciaga, Boucheron, Stella McCarney, Alexander MacQueen, así com ola marca Puma (combinando su identidad de marca puramente deportiva hacia un producto moda). Otro conglomerado de lujo con entidad de competir con los grupos anteriores es el conocido hoy como Richemont, que aglutina a marcas como Cartier, Van Cleef&Arpels, Dunhill, Montblanc y Chloè, y controlado por Johann Rupert, empresario de origen sudafricano. Casa tradicionales e independientes como Chanel y Hermès también forman parte del segmento del lujo, igual que la italiana Bulgari o la prestigiosa americana Tiffany.

La oferta de las marcas integradas en los grandes grupos de la industria del lujo se distingue por la calidad innegable de los productos y por los métodos de fabricación artesanales, alrededor de los cuales se han construido la imagen y la notoriedad de la firma. El comprador tiene un alto poder adquisitivo y pertenece a un segmento socioeconómico muy reducido (se estima que existen menos de dos mil clientes en el mundo para todas las casas de Alta Costura).

En la mayor parte de los casos las firmas no se limitan únicamente a una sola categoría de productos, sino que se diversifican hacia otras categorías, a veces alejadas de su actividad principal, como el prêt-à-porter, la perfumería, los artículos para el hogar o los accesorios de moda. Aquellas marcas cuya actividad principal está centrada en la costura el modelo de negocio no es viable para ellas; la facturación se genera, en gran medida, por la venta de estos artículos, así como por la política de licencias concedidas para la explotación de la marca. De hecho, el tradicional arte de la Alta Costura habría desaparecido a finales de los años 80 si conglomerados como LVMH o PPR no hubieran adquirido algunas de las escasas marcas existentes.

¿Qué estudiar?

Postgrado en Alta Costura con Petro Valverde

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar